Inicio OPINIONES Joaquín Balaguer y los dictadorzuelos

Joaquín Balaguer y los dictadorzuelos

223
0
Aristófanes Urbáez
 1.- JOAQUÍN BALAGUER Y EL BRILLANTE GENERAL VENEZOLANO Marcos Pérez Jiménez, no pueden ser comparados con gentes como el hondureño Juan Orlando Hernández y el mexicano Enrique Peña Nieto, presidentillos, que se han caracterizado por las bajezas. El segundo, lo último que hizo fue usar el terremoto para montar un show mediático-visual en una TV para dizque salvar a una supuesta niña llamada “Frida” (que nunca apareció) en que gastó 10 horas de transmisión con el objetivo de que los mexicanos no vieran el derrumbe, como naipes, de los edificios que la gran corrupción fabricó mal, y promover al ministro de Educación repartiendo cajitas a los afectados por los terremotos –fueron dos, mas réplicas-, que el candidato del PRI a la Presidencia en 2018.

2.- EN CUANTO A BALAGUER, TENEMOS QUE DECIR que encontró un país salido de la invasión yanqui y un levantamiento en contra. Primero, del gobierno golpista del Triunvirato; y luego, de la invasión del 28 de abril de 1965, pues, al igual que Marcos Pérez Jiménez recibió, para llegar, el apoyo de Estados Unidos, con una izquierda armada y una oposición violenta y fuerte. Desde 1966 (las fuerzas de ocupación le pagaban a los empleados públicos en La Feria, pues las arcas del Estado estaban vacías), inició lo que él llamó su “Revolución sin sangre” (pero todos sabemos que lo más granado y dispuesto de la juventud revolucionaria fue asesinado, aunque, además hubo secuestros y sus ejecuciones contra personeros de la derecha).

Balaguer, al igual que Pérez Jiménez en Venezuela, 1953, inició un programa de obras públicas y eliminación “del rancherío” (Pérez Jiménez) construyendo edificios y canales de riego en todo el país. Pérez Jiménez, brillante con notas de 100 puntos en todas las materias de las academias por donde pasó, cuando fue derrocado en 1958, pasó por República Dominicana y luego a España, y desde allá ganó la presidencia y un escaño en el Senado (en ausencia), pero fueron anulados por el Supremo. Y finalmente, Betancourt y los copeyanos firmaron el acuerdo de “Punto Fijo”, que gobernó la IV República con la misma corrupción y asesinatos hasta la llegada de Hugo Chávez.

3.- BALAGUER, en su mismo primer cuatrienio, permitió el espectáculo “7 Días con el Pueblo”, donde toda la canción “protesta” –como se llamaba entonces–, tuvo cabida. No es lo mismo de Peña Nieto, en México, y Hernández, en Honduras, que sólo han producido corrupción en todo, y venta a precios de vaca flaca los bienes públicos (privatizándolos), y asesinatos impunes en todas las esferas de la sociedad.

Debido a la gran tradición cultural de México (fue el primero y único país de América Latina que reconoció el gobierno de Lenin y de los bolcheviques).

En Honduras, Hernández, ni siquiera eso: con una triquiñuela (como le hizo Jorge Blanco a Velazquito con los libros), el gobierno hondureño detuvo a Los Guaraguaos, que iban para El Salvador, los secuestraron y los devolvieron a Panamá, que hizo lo mismo mientras el presidente Valera firmaba acuerdos en la China de Xi Jinping. Los gobiernos pueden ser de derecha o de izquierda, pero no pueden jugar con la vergu¨enza de sus pueblos. ¡Hasta ahí no papá!

Saber