El doblete como motivación

0
101

“Solo nos quedan dos títulos, pero seguimos con la ilusión de poder conquistarlos”, afirma Luis Enrique, que se agarra a la Liga y la Copa para mantener enchufados a sus jugadores

Luis Enrique, en la ciudad deportiva del FC Barcelona.

Los libros de historia del fútbol español dicen que solo cuatro equipos han conquistado el doblete, Liga y Copa del Rey, en una temporada. El Atlético suma uno (el que ganó en 1996); el Madrid, cuatro (los de 1962, 1975, 1980 y 1989); y el Athletic, cinco (los que conquistó en 1930, 1931, 1943, 1956 y finalmente en 1984). El Barcelona lidera la estadística con seis (los logrados en 1952 y 1953, en 1959, 1998, 2009 y 2015, estos dos últimos fueron en realidad tripletes, pues también se ganó la Champions) y desde el club azulgrana, líder en la Liga y clasificado para la final de la Copa, buscan en el séptimo doblete el aliciente para terminar de dulce la campaña, empañada desde que fue eliminado de la Champions.

“Solo nos quedan dos títulos, pero seguimos con la ilusión de poder conquistar los dos”, resolvió Luis Enrique ayer, que en su primera temporada en el banquillo del Camp Nou se alzó con el triplete. “El listón está muy alto, lo aceptamos”, remató el técnico.

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, que el verano pasado sustentó su campaña a la presidencia del Barcelona en las tres copas conquistadas por el cuadro del asturiano, se muestra contento con el devenir del equipo en la temporada. “Podemos estar satisfechos de la situación deportiva del primer equipo. Venimos de un triplete y este año también lo queríamos, pero no podrá ser”, analizó Bartomeu. “Sin embargo”, añadió el presidente, “podemos conseguir un doblete mágico, que ha pasado pocas veces en la historia de nuestro club”.

Al Barça le restan tres partidos en la Liga (Betis, Espanyol y Granada) antes de jugar contra el Sevilla la final de la Copa del Rey, el 22 de mayo en el Vicente Calderón. En el Benito Villamarín pondrá en juego la Liga, pues habrán jugado primero sus perseguidores, el Atlético y el Madrid. “Nos da igual jugar antes o después. A estas alturas tienes que ganar cada partido y es muy difícil que los otros dos fallen. Estas últimas jornadas se juegan con una cierta presión, lo que dignificará al campeón porque significará que ha soportado mejor esta tensión”, convino el preparador del Barcelona, que el jueves organizó una comida para sus jugadores. “Estamos muy bien y el ambiente es inmejorable”, cerró Luis Enrique.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here