Inicio ENTRETENIMIENTO Poco Duró La Luna De Miel Con La Boda Del Pueblo

Poco Duró La Luna De Miel Con La Boda Del Pueblo

1014
0
Por Handry Santana
Handry Santana

El fenómeno que se convirtió en viral en las redes sociales atrapando a todo un país llega al desenlace pronosticado. La aclamada BODA DEL PUEBLO arrancó suspiros y emoticones de amor a miles de seguidores. Un chamo venezolano, quien se desempeñaba como motoconcho, selló su amor con su enamorada, al sorpréndela con un grupo de amigos llevándole sortija, flores y un pastel. La imagen que recorrió el mundo en tan solo horas, causó ternura e inspiración a mucha gente. Hasta aquí todo parece una historia de amor sacada de algún cuento de hadas ¿VERDAD?; pero la contagiosa fiebre de amor se transformó en “paludismo de intereses”.

Figuras de impacto en las redes como Bolívar Valera (El Boli), El Dotol Nastra y Santiago Matías (Alofoke) se agenciaron como promotores y padrinos de esta unión, creando un reality que mantuvo los seguidores atentos a la materialización del sueño de amor de dos jóvenes de 20 años, que a lo mejor ni estaban pensando en casarse. En cuestión de días la boda ya estaba armada hasta el último detalle, tenían casa paga por un año, muebles, enseres, luna de miel y becas universitarias. La lista de artistas que se sumaron a la causa incluía estrellas internacionales. Suspiro aquí, suspiro allá, foto en la luna, besos en las estrellas. Lo que no teníamos claro era si este amor entre los padrinos del proyecto y la pareja soportaría la tormenta de los intereses y el protagonismo.
Ya con los aros en sus dedos, luego de una fiesta apoteósica en un salón hermosamente decorado, el proyecto culminó e iniciaron los “dimes y diretes”, bloqueos de contactos y épicos post. La propiedad de la página oficial de la Boda Del Pueblo, patrocinadores, quien aportó más, quien es el dueño de la boda, y otras atrocidades que nada tienen que ver con servir o solidaridad, mostrando las verdaderas caras de los involucrados. Estos jóvenes que fueron lanzados a la fama de forma instantánea no pidieron ser apoyados, no solicitaron recibir respaldo para su amor. Ahora no hay nada que esperar o reclamar. Esto no descarta la importancia de la gratitud, pues aunque la pareja no pidió nada accedió a recibir los obsequios y facilidades. Es lamentable leer del hoy esposo todo cuanto comparte en las redes, evidenciando su falta de tacto y el dardo envenenado de la codicia que le han sembrado.
A lo mejor Juan y Yaritza no necesitaban más que la oportunidad de escribir su propia historia, sin la intromisión de todos nosotros. A lo mejor cambiaron el curso de esta historia que no nos pertenece, alteramos sus vidas. De días de gloria, increíbles y repletos de buenos deseos, ahora sus cuentas y publicaciones se saturan de maldiciones y groserías, su nuevo nombre: LOS MAL AGRADECIDOS DEL PUEBLO. El esposo sube videos de descarga arremetiendo contra los que antes decía eran sus “padres”. Estoy segura veremos pronto a Juan incursionar en el canto, pues declara se convertirá en youtuber, así inician todos.
La pregunta del siglo ¿Quién es el dueño de este proyecto mediático?¿Los padrinos? ¿Los esposos? ¿El pueblo? O a lo mejor quien tomo las imágenes y la subió a las redes por primera vez.
 ¿Y si todo esto solo fuera un plan para mantener viva la boda del pueblo un poco más?. Nada me sorprendería en esta sociedad donde el amor también se fabrica en una cuenta de Instagram. ¿Y si Alofoke, Boli y Nastra se equivocaron? Y de la BODA DEL PUEBLO sentenciaron la pareja a vivir la LUNA DE HIEL.
Junto a mi esposo impulso el lema EL AMOR VENCE, motivando a parejas a descubrir el poder del verdadero amor, ese que no necesita parafernalias, que es integro en sí mismo. Hoy invito a Juan y Yaritza a sacar los “likes” de su relación, a conocerse para llegar a amarse fuera del show de las redes, a seguir con sus vidas y de ser necesario reiniciar esta historia que podría terminar en los tribunales para repartirse a pedazos lo que quedará: muebles y electrodomésticos. ¡Apúrense! Un año pasa rápido.
Bendiciones.

 

@handrysantana