Inicio OPINIONES OPINION: Desatinos de Hipólito y sandeces de Abinader

OPINION: Desatinos de Hipólito y sandeces de Abinader

355
0

imagen
EL AUTOR es sociólogo y escritor. Reside en Santo Domingo.
Por MELVIN MAÑON  

Muchos son los que se hacen y me hacen las preguntas ¿qué y quienes representan al PRM?. ¿Seguirá creciendo?

En el PRM, suelo añadir, está Milagros, Ivelisse, Hugo, Tirso, Antonio y unos cuantos mas cuyas credenciales éticas son impecables, pero ese no es, ni ellos definen el PRM.

El oportunismo mediocre de Luis Abinader y las veleidades políticas de Hipólito Mejía son las que en verdad definen al PRM. Son ellos con su proselitismo extemporáneo, sus campañas mal trazadas e inoportunas, su falta de discurso y su complicidad, al menos por omisión, con el poder los que dibujan el cuadro que la sociedad dominicana se ha hecho -y retoca regularmente- de lo que es el PRM.

Son ellos los que aspiran al poder sin oponerse al estropicio actual, son ellos los que arrastran a un partido joven por un camino viejo, son ellos los que desvían las energías personalizándolas en lugar de concentrarlas en objetivos, son ellos los que, con su falta de iniciativas y determinación cualquierizan el partido en lugar de acentuar su diferenciación y son ellos, clara y categóricamente hablando, parte del problema no de la solución.

El PRM no va a desaparecer y como dije antes, seguirá creciendo porque hay mucha gente que simplemente no tiene donde ir; unos por oportunismo y otros por resignación apostarán a ese partido pero sin sueños ni ilusiones ni esperanzas de reivindicación o renovación moral.

PERSPECTIVAS

Como recipiente del descontento el PRM puede alojar gente pero, con esa jefatura, no es la entidad que tenga la visión, la decisión ni los hombres para derrotar un Danilo Medina rico, continuista e inescrupuloso.

Cuando me hablan de otros dirigentes del PRM digo lo mismo. Faride es muy buena diputada pero una golondrina no hace estación. Fafa es un luchador consagrado. Paliza es una promesa de un liderazgo renovado y con discurso, pero ni unos ni la otra gobiernan ni deciden. El PRM y los que allí se encuentran no gravitan en torno a estos dirigentes y tantos otros de mérito y/o potencial.

No, desgraciadamente, el PRM gira alrededor de los desatinos de Hipólito o las sandeces de Luis ninguno de los cuales parece advertir que su activismo tan personalizado como inoportuno los degrada a ellos mismos como dirigentes y denigra por completo el esfuerzo que dicen enarbolar.

Sería muy triste que Hugo, Milagros, Ivelisse o Tirso permanecieran en el PRM haciendo el papel que Bidó y otros han representado en el PLD: el de legitimadores de la canalla actual.

Hugo, Tirso y el propio Bidó fueron profesores míos en la escuela de sociología y en la UASD y está muy bien recordarlos, incluso a Bidó, pero sus propias carreras, su propio legado demanda algo más. Si alguien podría tener autoridad moral y política para detener las payasadas de uno y las irrelevancias del otro es precisamente este grupo. Mas vale romper ahora con la farsa que permanecer en ella a expensas de su propio prestigio y ganados méritos.

Háganse cargo del PRM y desautoricen esa gente. Si ustedes mismos se ponen a ver de cerca su situación encontrarán que tienen más cosas en común con el legado de Hatuey de las que tienen con la dirección efectiva del PRM.