Inicio OPINIONES Brasil no es un país de blancos

Brasil no es un país de blancos

370
0

EL ROEDOR

ARISTÓFANES URBÁEZ
El martes era Día de la Televisión. Y el último cuento de don Juan Bosch, a pedido de Manuel Rueda, fue sobre el aparato ése. (a.u.) 

1.- LA MAYORÍA de los dominicanos cree que Brasil es un país de blancos, y eso no es cierto. Los blancos en Brasil son la primera minoría. Pero se calcula que Portugal trajo de África unos 4 millones de esclavos, cantidad no de marineros (gentes) que ni siquiera hoy día tiene en su Marina, y mucho menos cuando comenzó la colonización de América en 1493. Hoy, el 54% de los brasileños son negros descendientes de los traídos de África como esclavos para las plantaciones de caña de la industria azucarera y para servir en las haciendas; los mulatos, que son el resultado del cruce de blancos y negros y los zambos, que son la mezcla de indígenas americanos con negros. Todavía hay en la Amazonía brasileña tribus que ni siquiera hablan español y su lengua nadie la entiende. Brasil, colonizado por Portugal por acuerdo de los dos países principales de la Península Ibérica al final del siglo XV tuvo, al igual que México, Santo Domingo, Colombia y otros países de América Latina, virreinatos y algunos hasta príncipes regentes y los caribeños creen que Brasil es un país sólo de blancos debido a la baja escolaridad y porque en el Caribe los indígenas fueron totalmente erradicados y el predominio sólo de la explotación de los blancos (y los negros y cocolos son una realidad en las Antillas Menores). Hay montañas de libros sobre esta transculturización y mezcla de razas, pero no me meteré en esa ni en el desmonte del aparato productivo que hacen los blancos en Brasil bajo la égida de don Michel Temer (¡Fora, es el grito!).-

2.- ODIO EN EL PLD.- Tanto el amor como el odio, son sentimientos del bicho humano. No creo que las anacondas, tigres, leones, cocodrilos, osos y fieras, que comen a otros animales, a sí mismos y a humanos, sientan odio, aunque sí instinto de conservación y hambre. Don Federico Henríquez Gratereaux, me dijo una vez que en Knésset, que es el parlamento israelí, y creo que el Tribunal Supremo, también, cambiado por los judíos de Tel Aviv a Jerusalén, los vidrios son tan gruesos y a prueba de balas y explosivos, pero que el odio es tan palpable y real “que se puede cortar con tijeras”.

3.- GUARIONEX ROSA, que se mueve en los intersticios de las yaguas del poder y del Bancentral, escribió el fin de semana que el presidente Danilo y Leonel “se odian”. Este escribano no es ingenuo, pero no cree que las cosas lleguen al “odio”, aunque sé que el poder -como las bombillasóatrae insectos y lambones; pero Danilo, que sólo se parece a Balaguer en los pliegues de los ojos cansados, dice mi hijo más pequeño, y trabajando (agrego yo) ha dicho a algunas personas que no va a buscar la reelección, pero nadie les cree a esos “compañeros”, como diría Peña Gómez. De modo, pues, que queda tiempo de sobra para que el Presidente se vuelva a pronunciar. Lo que este ‘analfabestia’ argumenta es que el que crea que hizo mucho o poco por el PLD y el pueblo, nadie ha hecho lo suficiente en el partido morado (esté en la teta o no), para ir a decirle a Bosch que se ganó el derecho de dividir el instrumento del pueblo dominicano. Y esto: dicho él mismo y se lo demuestro a cualquiera.