Inicio OPINIONES El premio de periodismo a Osvaldo Santana

El premio de periodismo a Osvaldo Santana

407
0

EL ROEDOR

ARISTÓFANES URBÁEZ
1.- El Ministerio de Educación y el Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) han hecho justicia con el Premio Nacional de Periodismo para el licenciado Osvaldo Santana, director de El Caribe, un hombre honrado y serio y solidario con los amigos (me acompañó a Vicente Noble al mortuorio y entierro de José Labourt). Nos conocimos en el Liceo de Tamayo a finales de los sesenta, me llevaba dos cursos y no rehuía polémica y confrontación. Por eso, Julio César (Julín), decía que el tuerto Valentín solo tenía un partido: “Si lo dijo Bado, así es”, siempre asido a la ideas de izquierda. “Es una contradicción hasta biológica que un joven no sea revolucionario”, decía Salvador Allende. Corriendo el tiempo descubrí que Osvaldo era un hombre serio y solidario. De modo, pues, que nunca el premio nacional de periodismo fue mejor otorgado que en la persona de Osvaldo Santana. En una ocasión, papá HM le otorgó una condecoración de periodismo a un grupo y consideré que Osvaldo Santana y Bienvenido Álvarez-Vega no debieron estar ahí, porque eran otro perfume.

2.- EL CONSEJO DE DON JUAN.- Mi “caudillo”, don Juan Bosch me mandó a llamar un día para decirme que por qué yo peleaba en tantos frentes; que eso no podía ser y el elogio que agradecí: que había personas de ésas que eran unos alienados derechistas y que mis incidentales eran como las charreteras de los generales; que no las gastara en gente sin valimiento; que, además, la política, la religión y la posesión de dinero, eran los temas que más separaban a los humanos, que jamás discutiera con mi familia de esos temas y que no hiciera  negocios con ellos. En días pasados me dolió el alma cuando un hermano (que fue el que debió darme y a mí y mis hijos aunque sea una vez en la vida, pero no lo hizo) me dijo que soy el que más dinero ha ganado en esta familia. Me acordé de don Juan e inmediatamente hice una retroalimentación y me dije: “Eso hubiera querido, pero siempre he pensado cuántos tipos por ahí no han encontrado un Mecenas (siempre he sido pobre) , y yo dando clasecitas y emborronando cuartillas para comer y darle migajas a mi santa Madre, que antes de morir me dijo ante de un marco de un retrato de Balaguer que le pedí: “¡No, que me hiciste cambiar mi voto colorao para el PLD y Leonel no me ha dado un rancho para morirme!” (murió en octubre de 2010). ¡Así es la historia: una cosa piensa el burro y otra quien lo apareja! Me acostumbré a darle a él y a la cantidad de hijos que tiene, que sólo buscaban a su tío y a él mismo, que en todo lo que iba a hacer, hasta su graduación, figuré con una suma. ¡Oh, Jesucristo, pobres dioses humanos!