Inicio OPINIONES Los apátridas de EEUU

Los apátridas de EEUU

353
0

EL ROEDOR

ARISTÓFANES URBÁEZ
 1.- ESTOY ESPERANDO las declaraciones de los Vargas Llosa y los curas que hablan desde una ofi cina que le han puesto el nombre del antropólogo jesuita Juan Montalvo, un hombre cuya sencillez y humildad eran proverbiales, acerca del STP de 60 mil haitianos que Obama aceptó dándole protección bajo este acuerdo cuando una terremoto destruyó Haití, pero que Donad J. Trump le ha dado hasta 2018 para que se vayan a su país, pese a que tienen hijos, casas, negocios y han estudiado en USA. Lo que sí sabemos es que los ‘vividores’ Vargas Llosa, al igual que los ordeñados de ONG de aquí –que jamás han llevado una botellita de agua potable a Haití–, no irán a la embajada de EUA aquí, ni en ninguna otra fuera del país, a manifestarse, como lo hicieron en el parque Independencia pidiendo una Asamblea Constituyente para darle la nacionalidad dominicana a 3 millones de supuestos apátridas haitianos que penetraron por nuestra frontera, que el Estado haitiano nunca le ha dado sus papeles. No obstante la Constitución dominicana establecer que los extranjeros en “tránsito” no son dominicanos, los gobiernos les han dado la nacionalidad criolla a miles de haitianos que han venido en época de zafra y corte de caña, que se han quedado en nuestro país. Pero los bergantes, Vargas Llosa y los defensores de los haitianos del patio, viven con chantaje, aunque todo el extranjero que pisa nuestra tierra, nota que los haitianos están en los semáforos vendiendo en negocios improvisados guineos maduros, aguacate, maíz salcochados, paletas, esquimalitos y una amplia gama de bienes, que van desde protectores de guías, encajes de celulares, castañas y otras chucherías, sin que nadie los moleste, hacen de guardianes y muchos son policías y la institución reclama públicamente que les faltan agentes para patrullar las calles.

3.- ESTADOS UNIDOS tiene 10 millones de km2, pero estos enemigos de los dominicanos (“han hundido sus almas en el agua helada del cálculo egoísta”) ante la ‘precarización’ de la vida debido al neoliberalismo, éstos se han montado en el carro de las ONG de Jorge Soros y la USAID y así no trabajan, traicionan su país, y como dice Giovanni Di Prieto, viven con sus dólares para las cervezas y hacen su vida social. En esta isla (La Española), con 60 mil km2, hay 20 millones de habitantes y la frontera es un colador, pues son 300 kilómetros y la autoridad dominicana cobra peaje a los infelices haitianos, que mueren de hambre a los ojos del mundo que para estos agitadores “son problemas dominicanos”.