Inicio DEPORTES Hechos en Venezuela hacen peligrar la Serie del Caribe

    Hechos en Venezuela hacen peligrar la Serie del Caribe

    116
    0

    Por Héctor J. Cruz
    Santo Domingo.-Faltan solo 8 días para el inicio de la Serie del Caribe 2019, fijada para celebrarse en Barquisimeto, Venezuela, pero los acontecimientos que se han desatado en la nación sudamericana ponen en peligro el evento.

    El licenciado Juan Puello Herrera, comisionado de béisbol del Caribe y responsable del montaje, tiene convocada una conferencia telefónica múltiple con los presidentes de las ligas del Caribe para tomar una decisión sobre la problemática.

    Esa conferencia  será este jueves a mediodía, y de allí pudiera salir eventualmente una determinación.

    “Hemos estado atentos a los hechos en Venezuela pues las manifestaciones han sido en todo el país, inclusive en Barquisimeto, pero debemos esperar a este jueves. Hablaré con los presidentes de ligas a ver cuál es la situación”.

    La Serie del Caribe pudiera suspenderse o buscar otro país que se haga cargo de su montaje en una acción de emergencia.

    “Esas opciones las veremos este jueves. No quiero apresurarme antes de hablar con los demás directivos” dijo Puello a Listín Diario.

    En la serie participan los equipos campeones de Venezuela, Cuba, Puerto Rico, México y República Dominicana.

    Anoche en Caracas fue suspendido el partido de serie final entre Lara y Leones de Caracas. Los jugadores tomaron la decisión ante la inestabilidad que reina en la capital y todo el país.

    Dominicana es el país con más títulos en Series del Caribe con 19.  Puerto Rico ha ganado 12, México 9, Venezuela 7,  y los cubanos una.

    Si finalmente se proclaman las Estrellas Orientales, sería la primera vez que participen en este evento.

    Este club ganó por vez primera en 1954, pero para ese año  Dominicana no actuaba en el clásico que reunía a los campeones de  Panamá, Cuba, Venezuela y Puerto Rico.

    Cuando las Estrellas ganaron de nuevo en 1968 la Serie del Caribe estaba en el limbo. Se había suspendido a partir de 1960 tras la llegada de  Fidel Castro al poder en Cuba.